Suele ser habitual cuando llevamos mucho tiempo con la misma decoración, que necesitemos darle un cambio para verlo renovado.
Hoy te presentamos una decoración de la que no te aburrirás jamás, ya que la podrás modificar cada día y según tu estado de ánimo: ¿Te atreves a decorar con pizarra?


Decorar con pizarra una pared te ayuda a conseguir una decoración cambiante y dinámica, ya que será tan sencillo como borrar lo dibujado para mantener la superficie negra. Tu hogar se convertirá en un lienzo que podrás decorar según el día y tu estado de ánimo, permitiendo desarrollar tu vena más artística. ¿Sabías que había un artista dentro de ti?



Estas superficies son ideales para todos aquellos que somos demasiado despistados, ya que te permite anotar todo de lo que no te quieres olvidar y tenerlo a la vista con solo entrar en la habitación. Es por esto que suele ser una gran idea en salas de estudio o en la cocina para anotar la compra.

Es ideal también para el dormitorio de los más pequeños. Les encantará decorar su dormitorio cada día y será te ayudará a crear zonas de juegos fantásticas.

Al decorar con pizarra crearás espacios muy creativos donde potenciarás la participación de todo el que entre a la habitación. Sin embargo no tienes porque ceñirte a la decoración de un paño completo de la pared. Sobre todo si no quieres redorar. Prueba a colocar bandas o formas geométricas en algún punto estratégico.

El mobiliario y los complementos tampoco se libran y será un recurso muy bueno cuando quieres lavarle la cara a ese mueble antiguo. Frigoríficos, mesas, puertas o muebles de cocina son algunas de las zonas más utilizadas para decorar con pizarra. ¿Y tu que decorarías?

Share