Aprovechando que se acerca San Valentín, he decidido comenzar el blog con esta manualidad tan sencilla.

Solo necesitamos una servilleta roja (o de cualquier color que os guste, ¡imaginación al poder!), que sea cuadrada y así podréis sorprender a vuestra pareja en este romántico día, aunque también vale para una cena de aniversario o ¡para cualquier momento que queramos hacer especial!

Y si no tenéis pareja no pasa nada, ¡qué mejor que demostrarnos de vez en cuando cuanto nos queremos a nosotros mismos!

Aquí os dejo el vídeo de cómo se hace:


Share